¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

El Cambio Climático

¿Con cuál ganarás más dinero: con los combustibles fósiles o con la energía limpia?

by Jim Armstrong

Las instituciones financieras deberían esforzarse por poner más dinero en su bolsillo y proteger el ambiente al mismo tiempo. Pues entonces, ¿cuáles son los pasos que debemos dar para cambiar a las inversiones verdes que producen mayores ganancias y generan más puestos de trabajo?

‘Prosperar haciendo el bien’ no es una frase que se ha puesto de moda recientemente. La idea de las inversiones responsables desde el punto de vista social, vio la luz hace tres milenios como manera de evitar “las inversiones pecaminosas”. En tiempo bíblicos, la ley judía obligaba a invertir éticamente.  ‘Tzedek’, la palabra para justicia y equidad, contenía una serie de pautas para corregir desequilibrios en el ambiente causados por la actividad humana.

El Corán, escrito entre 609 y 632 EC, incluía un objetivo general para prevenir la explotación. La relación entre el riesgo y el beneficio estaba presente en las normas que prohibían las inversiones en juegos de azar y armamento.

En los Estados Unidos del siglo IIXX, el sermón “El uso del dinero” por el líder metodista John Wesley, hacía un llamado a no hacerles daño a los demás a través de prácticas comerciales y a rechazar cualquier industria que pudiera perjudicar la salud de los otros. Rechazaba las inversiones en el comercio de esclavos, el contrabando, el consumo conspicuo y en las industrias que producían productos con tabaco o promovían los juegos de azar.

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

Es sorprendente que, la primera oferta pública de un fondo de inversión de carácter social que se hizo en la Bolsa de Nueva York, el Fondo Pionero, la hiciera un grupo eclesiástico de Boston en 1928. En 1971, un grupo metodista organizó el Fondo Pax Mundial, que atrajo a inversionistas que querían estar seguros de que sus ganancias no provendrían de la producción de armas. En 1973, Dreyfus, uno de los principales comercializadores de fondos de inversión, lanzó el Fondo del Tercer Siglo, un conjunto de empresas sensibles al medio ambiente y a las comunidades locales. Es claro que los operadores de la bolsa ya vislumbran el fin de la inversión en combustibles fósiles, así como su respaldo a estas mortales fuentes de energía.

Hoy en día, el cambio de la inversión en combustibles fósiles a la inversión en energía verde, no está impulsado simplemente por la ética y los principios morales. En nuestra historia y nuestro futuro abunda la idea de que las inversiones pueden ser buenas para la economía, ya que la energía renovable está demostrando ser una inversión muy superior a la de verter dinero en el petróleo y el gas natural.

Los fondos cotizados en la bolsa de la energía (ETFs) invierten en acciones de empresas que participan en la industria energética. En los últimos cuatro años, el mayor fondo comercial de intercambio de energía limpia en los EE.UU. aumentó su valor en un 152%. El fondo equivalente de petróleo y gas perdió un 20% de su valor. Empresas “fiables” y “seguras” como ExxonMobile y Peabody Energy están inclusive perdiendo dinero. Es hora de redefinir “confiable y seguro” y pasar de “blue chip” a “green chip”, ya que las ganancias de las inversiones en energía solar, eólica y otras fuentes de energía renovable continuarán siendo mayores que las de otras empresas.

La energía solar y la energía eólica están creando empleos a una tasa 12 veces mayor que el resto de la economía.

Otra razón por la que está claro que la energía limpia es la ruta rentable, es la creación de puestos de trabajo. La energía solar y la energía eólica están creando empleos a una tasa 12 veces mayor que el resto de la economía. Hoy en día hay más estadounidenses que se ganan la vida con la energía solar que con el petróleo y el gas natural. Es un mercado en constante expansión que también incluye energía geotérmica, biocombustibles, energía hidráulica y otras alternativas que están creando demanda por profesionales en los campos de la ingeniería, agricultura, manufactura e instalación de paneles solares,  y desarrolladores, fabricantes e instaladores de turbinas eólicas. 

Offshore Wind Turbines

1831 CE: Aunque conocida en el pasado por los humanos, Michael Faraday inventó un motor eléctrico que finalmente aprovechó el poder del fenómeno natural de la electricidad;

Wikimedia

Pues entonces, ¿cuáles son los pasos por dar para cambiar a las inversiones verdes, que producen mayores ganancias y generan más puestos de trabajo?

Primero, hay que hacer un inventario de dónde se invierte el dinero y qué es lo que este dinero apoya. Equipados con esta perspectiva de “seguir la pista del dinero”, se puede comenzar la desinversión de los combustibles fósiles a medida que el cambio a la energía renovable empodere positivamente a los inversores.

Este empoderamiento nos lleva no solo a alentar a los gerentes financieros a que consideren los fondos de energía limpia, sino a que aboguen por ellos. Hay una creciente fuente de especialistas en inversiones socialmente responsables que están dispuestos a ayudar a identificar las inversiones verdes en un universo en constante expansión.

¿Será necesario algo más que un mayor rendimiento y la creación de puestos de trabajo para convencerte?

Los más grandes actores financieros están despertando al beneficio de la inversión en energía verde. Hace un siglo, John D. Rockefeller se convirtió en el hombre más rico del mundo gracias a sus inversiones en petróleo. Desde 2014, la fundación que se creó gracias a su riqueza se ha concentrado en la energía limpia. Junto con Rockefeller, Bill Gates, Elon Musk y Warren Buffet no están mirando al pasado de los combustibles fósiles, sino hacia adelante, y están poniendo su dinero en la energía limpia.

¿Y si hace 3500 años las semillas de la inversión verde realmente hubieran echado raíces y se hubieran convertido en la norma? Hoy en día no habría inversiones para contrarrestar los desafíos y la crisis del cambio climático, sino que se invertiría en la salud de los seres humanos y del planeta en 3500 años.

Puede suceder todavía. Sucederá.

¿Cómo te Afectará el Cambio Climático?

Infórmate mejor
Lecturas Relacionadas
Protestors
El Cambio Climático
¿Cómo puedes ayudar? 
El Cambio Climático
El poder del viento: la causa que realmente tiene un efecto 
by Outrider Staff
El Cambio Climático
Termostatos inteligentes: una solución climática que ahorra energía y dinero