¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

El Cambio Climático

Día Mundial de los Océanos: sube el nivel Del Mar y aumentan los peligros en Estados Unidos

by Carolien Kraan
June 03, 2021

El cambio climático causa un aumento del nivel del mar. ¿Cómo podemos evitar que el agua invada nuestras ciudades costeras?

El 8 de junio es el Día Mundial de los Océanos y el tema es “La vida y los medios de subsistencia”. En los Estados Unidos, cada vez más habitantes se mudan a las zonas costeras, al punto que 29% de la población vive cerca de la costa. El océano proporciona recursos, empleos y amenidades, tales como la pesca, el transporte marítimo y las playas, lo que significa que una gran parte de la costa está densamente poblada y enfrenta los riesgos que traerá consigo el aumento del nivel del mar.

Como puedes ver, el océano nos ofrece mucho. Sin embargo, el cambio climático está teniendo un impacto en el océano. Las aguas más calientes del océano provocan tormentas más intensas, lo que resulta en daños y destrucción en la tierra. En 2020, un record de seis huracanes y una tormenta tropical le costó a EE.UU. más de $40 mil millones en daños. Además de estos eventos extremos, existe también una tendencia que avanza lentamente y que pone en peligro nuestras vidas y medios de subsistencia en la costa: el aumento del nivel del mar.

El cambio climático causa que los océanos se expandan y que invadan las costas donde vivimos y trabajamos: esto es el aumento del nivel del mar. Existen dos procesos en juego: a medida que el océano se calienta al absorber calor de la atmósfera más caliente, el agua se expande. Además, aumenta la cantidad de agua en el océano cuando los glaciares y las capas de hielo se derriten. Los científicos proyectan que para el año 2100, el nivel del agua en el mundo habrá subido entre 1 a 8 pies (30 cm a 240 cm).

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

El sur de Florida es uno de los lugares donde ya se puede sentir el impacto del aumento del nivel del mar: éste ha subido medio pie (15 cm) desde 1994. Ya que Florida es una península baja rodeada de agua, un aumento del nivel del mar de apenas 2 pies (60 cm) significaría que 10% de la superficie quedaría bajo el mar. Existen dos tipos de inundación que son más preocupantes para la región: las marejadas ciclónicas de las tormentas tropicales y los huracanes, y las inundaciones más leves causadas por la marea.

Cuando las grandes tormentas llegan a la tierra, la fuerza combinada de los fuertes vientos y las marejadas pueden causar mucho daño. El Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos publicó un informe el año pasado detallando un plan para proteger la ciudad de Miami de las marejadas ciclónicas. Incluía una propuesta para construir un muro de 8 pies de altura (2,40 m) alrededor del distrito financiero de Bricknell, lo que significaría que un paseo a lo largo del popular bulevar ya no incluiría una vista de la Bahía de Biscayne. Como es de imaginarse, existe una fuerte resistencia a este plan, ya que desconectaría a este barrio costero del mar.

Otra razón por la resistencia a este proyecto es que el muro solo protegería Miami en caso de una marejada, y no ofrecería protección de inundaciones causadas por el aumento del nivel del mar. Miami está construida sobre un lecho de piedra caliza, a través del cual las antiguas criaturas marinas excavaron millones de pequeños túneles. Como resultado de ello, la piedra caliza es muy permeable. La construcción de un muro de contención podría impedir temporalmente la entrada de las aguas de una tormenta, pero a largo plazo, el agua se filtraría a través de la piedra caliza y subiría desde el subsuelo por detrás de las medidas de protección contra las inundaciones.

A medida que aumenta el nivel del mar, éste ejerce mayor presión sobre la tabla freática bajo la ciudad de Miami. Esto elevaría el nivel freático, comprometiendo los muchos tanques sépticos del sur de la Florida. Para poder operar con seguridad, el campo de drenaje de un pozo séptico requiere una cierta cantidad de tierra seca para que los microbios descompongan los desechos. A medida que sube el nivel freático, cada vez más pozos sépticos de la ciudad de Miami no tendrán suficiente tierra seca para neutralizar las bacterias dañinas en las aguas servidas, lo que, potencialmente, podría causar problemas de sanidad pública. Además, el agua salada se adentra aún más al acuífero de Biscayne, la fuente subterránea de agua dulce de la que se abastece el sur de Florida. Actualmente, tres millones de personas dependen de esta fuente para su agua potable.

El aumento en el nivel del mar y la elevación de la capa freática a niveles cada vez más altos también tienen otro efecto: las inundaciones por mareas. Esta forma de inundación menos grave también se conoce con el nombre de inundación fastidiosa o inundación de días soleados, y se produce cuando la marea alta empuja el agua del mar hacia las calles. La inundación no ocurre cuando al agua pasa por encima de los rompeolas o los diques, sino que entra por la tabla freática o por el flujo de retorno mediante los desagües pluviales.

En Miami, las mareas más altas del año, las King Tides, inundan carreteras y parques al final del verano y en el otoño. Estas inundaciones no causan un daño inmediato y visible a los edificios, pero afectan a los coches que se desplazan por esta agua salada corrosiva, y obligan al cierre de muchas carreteras y calles. Como respuesta a estas inundaciones fastidiosas, Miami Beach elevó una sección de la vía para instalar bombas que ayudan a drenar el agua restante. Esto ayudará a mantener secas las calles durante las próximas décadas, pero no hará nada por los edificios que bordean las calles, pues estos no se han elevado.

En los Cayos de Florida, algunas vías estuvieron inundadas por más de 90 días consecutivos en 2019, lo que obligó a los habitantes a desplazarse en canoas desde sus propiedades hasta el camino seco donde estaban estacionados sus coches. Elevar las vías tendría un costo de más de $180 millones por un tramo de 3 millas (4,8 km.) Existen más de 300 millas (482 km) de vías en los Cayos de Florida, lo que significa que elevarlas tendría un costo prohibitivo.

Un cartel dice, Salt Water No Wake', mientras el agua del océano inunda una calle en Cayo Largo, Florida el 22 de octubre. La marea King, junto con unas tormentas previas, empujaron agua marina hacia las calles en partes de los Cayos en Florida, que probablemente vean un incremento en las inundaciones a medida que el nivel del mar continúa subiendo.

Un cartel dice, Salt Water No Wake', mientras el agua del océano inunda una calle en Cayo Largo, Florida el 22 de octubre. La marea King, junto con unas tormentas previas, empujaron agua marina hacia las calles en partes de los Cayos en Florida, que probablemente vean un incremento en las inundaciones a medida que el nivel del mar continúa subiendo.;

Getty

Pero esto no ocurre solo en Florida. Las inundaciones de días soleados en Annapolis, MD ya tienen un impacto en la economía local, al reducir los ingresos de los negocios ubicados en zonas susceptibles a inundarse. En la ciudad de Nueva York, la tormenta Sandy, que azotó a la ciudad en 2012, puso en marcha un ambicioso plan para proteger el sur de Manhattan de las inundaciones. Sin embargo, los planes de elevar el East River Park al enterrarlo bajo 8 pies de tierra para construir un nuevo parque encima, es muy controversial. En el área de la bahía de San Francisco, los nueve condados que colindan con la bahía han tenido que coordinar muy bien sus medidas de protección contra las inundaciones, ya que un dique en una municipalidad podría fácilmente desplazar el agua y empeorar la inundación en otra comunidad.

Un aumento del nivel del mar de unos centímetros podría no parecer muy peligroso, ya que muchos de nosotros vivimos en áreas ubicadas a varios metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, aún unos pocos centímetros de aumento del nivel del mar tendrá un impacto significativo en muchas comunidades a lo largo de las costas de los Estados Unidos, incluyendo una erosión más rápida de los acantilados, más tormentas que causan inundaciones y más inundaciones de días soleados.  Muchas comunidades a lo largo de la Costa Este podrían verse afectadas por inundaciones por mareas prácticamente a diario, hacia fines de este siglo. Apenas tres pies (90 cm) de aumento del nivel del mar podría desplazar a más de 4 millones de estadounidenses, y seis pies (180 cm) significaría que las tierras donde viven más de 13 millones de personas estarían permanentemente bajo el agua.

 

Oficiales de la Policía de Nueva York montan guardia junto a barreras de prevención de inundaciones en el Puerto Marino de South Street, mientras la ciudad se prepara para la tormenta tropical Isaías el 4 de agosto, 2020 en la ciudad de Nueva York. Los tubos entrelazados llamados diques tigre se instalan en áreas que sufrieron graves daños por inundaciones cuando el huracán Sandy azotó la región.

Oficiales de la Policía de Nueva York montan guardia junto a barreras de prevención de inundaciones en el Puerto Marino de South Street, mientras la ciudad se prepara para la tormenta tropical Isaías el 4 de agosto, 2020 en la ciudad de Nueva York. Los tubos entrelazados llamados diques tigre se instalan en áreas que sufrieron graves daños por inundaciones cuando el huracán Sandy azotó la región.;

Getty

La gravedad del impacto del aumento del nivel del mar depende de la cantidad de agua que entre, y cuán rápidamente esto ocurra. Obviamente, 1 pie tendrá un impacto mucho más leve y mucho más localizado que 8 pies. Una de las principales razones por la incertidumbre en las proyecciones es que las plataformas de hielo en Groenlandia y la Antártida se están derritiendo cada vez más rápidamente, y los científicos no saben si esto a la larga se detendrá o si el hielo continuará derritiéndose a tasas cada vez más aceleradas. Una segunda razón por esta incertidumbre es la cantidad de gases del efecto invernadero que arrojaremos a la atmósfera en las próximas décadas– una disminución en las emisiones hará más probable un menor aumento del nivel del mar.

Reducir drásticamente nuestras emisiones atenuará el cambio climático y reducirá sus peligrosos efectos, entre ellos, un aumento del nivel del mar. El Día de la Tierra (22 de abril), el presidente Biden anunció el compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos en 50% respecto a los niveles de 2005. El liderazgo estadounidense para la acción climática puede convencer a otros países a comprometerse a reducciones más importantes, lo que a su vez reducirá el riesgo de que terminemos con un aumento del nivel del mar de 8 pies. El agua ya está en el umbral del sur de Florida. Pero la clave para que Miami y otras ciudades costeras continúen siendo habitables podría depender menos de lo que hagan los funcionarios locales, y más de lo que decidamos todos nosotros aunque no vivamos en la costa.

Carolien Kraan es una investigadora de doctorado en el Centro Abess para la Ciencia y Política de los Ecosistemas en la Universidad de Miami. Su investigación para la tesis doctoral tiene como objetivo apoyar una adaptación al cambio climático que sea sensible a una amplia gama de objetivos sociales, incluyendo la equidad y la justicia ambiental. Está interesada, en particular, en la idea de crear más espacio para el agua mediante un retiro estratégico controlado. Ha estudiado retiros controlados en los Estados Unidos al analizar los lugares donde se han llevado a cabo  programas de recompra  voluntarios, y también ha escrito sobre las opciones de políticas para abordar el asunto de la equidad en los programas de recompra.  Antes de incorporarse a la UM, Kraan trabajó en la Universidad de Stanford, donde se centró en las evaluaciones integradoras, incluida la relación entre el clima y el conflicto. También ha trabajado como investigadora y asesora política en el Centro de Investigación Energética de los Países Bajos (ECN), y tiene una maestría en ciencias de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido y una licenciatura en ciencias del University College Roosevelt, Países Bajos.

¿Cómo te Afectará el Cambio Climático?

Infórmate mejor
Lecturas Relacionadas
Scientist works with a portable weather station in the Arctic
El Cambio Climático
Ciencia del clima 101 
climate protestors
El Cambio Climático
El Nuevo Pacto Verde ayudará a proteger a los afroamericanos en los Estados Unidos – y a todos los demás  
by Terrell J. Starr
Inuit Mother and Daughter on Baffin Island, Nunavut, Canada; Getty
El Cambio Climático
ACE: Catalizando la transformación de la crisis climática a una economía sustentable y justa para todos 
by Isatis M. Cintron-Rodriguez