¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

Las armas nucleares

La seguridad centrada en el individuo, ¿podría ser el futuro de los Estados Unidos?

by Emily Enright
July 16, 2021

¿Es adecuado el modelo de seguridad del presidente Biden? ¿Puede gestionar amenazas externas, internas, tradicionales y no tradicionales? ¿Puede sortear el cada vez más complejo entorno social caracterizado por el partidismo extremo y la desconfianza, y satisfacer las necesidades de todos los estadounidenses? ¿Y cómo sería un modelo mejor?

El año pasado fue un año de turbulencia sin precedente para los Estados Unidos. Los estadounidenses vivieron la pandemia por el COVID-19, un partidismo extremo cada vez más agudo, una elección presidencial ensombrecida por las falsas aseveraciones de fraude, la propagación de las teorías de conspiración de QAnon, y el asalto al Capitolio en enero. Hemos vuelto a constatar, por las malas, que las amenazas más acuciantes a la seguridad y protección de los estadounidenses vienen de adentro, no de afuera. Sin embargo, y a pesar de las iniciativas del Presidente durante sus primeros 100 días en el cargo, el equipo a cargo de abordar estos problemas continúa siendo relativamente homogéneo. Si bien casi la mitad de los miembros del alto Consejo de Seguridad Nacional del presidente Biden (el más diverso de la historia) se identifican como mujeres, casi cuatro quintas partes son blancos. Todos los Jefes del Estado Mayor son hombres, al igual que la mayoría de los dirigentes del Pentágono y de la Agencia Nacional de Seguridad Nuclear, y la falta de diversidad racial también es aparente.

man speaks at podium while other politicians stand behind

(I-D) El secretario de Trabajo Marty Walsh, la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, la secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano, Marcia Fudge, el secretario de Transporte Pete Buttigieg, y la secretaria de Comercio de los Estados Unidos, Gina Raimondo se dirigen a los miembros de la prensa fuera del Ala Oeste de la Casa Blanca luego de una reunión con el presidente, Joe Biden y la vicepresidente, Kamala Harris, el 7 de mayo, 2021 en Washington DC. El presidente Biden y la vicepresidente Harris se reunieron con el “Gabinete de empleos” para abordar el Plan de empleo de los Estados Unidos.

Alex Wong/Getty Images

Un nuevo enfoque: seguridad nacional humana

El concepto de “seguridad humana”, destacado en el Informe sobre el Desarrollo Humano de 1994 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, surgió en las conversaciones académicas y políticas de la década de 1990. Un enfoque de seguridad humana cuestiona las políticas defensivas y reaccionarias que colocan al estado en el centro de la estrategia y pensamiento sobre la seguridad, señalando los frecuentes fracasos de estas políticas a la hora de abordar las amenazas en su origen. Los modelos basados en las ideas de la seguridad humana dan prioridad al desarrollo sostenible, los derechos humanos y la mitigación de los conflictos. Los modelos de seguridad humana también recomiendan ampliar nuestra idea de lo que son la “seguridad” y las “amenazas”, para incluir temas que afectan la seguridad del individuo, la comunidad y la población. En resumen, se preguntan qué significa realmente estar seguro.

La creciente importancia de estas ideas (que son el fundamento de la  Agenda 2030 para el desarrollo sostenible de la ONU, por ejemplo) supone un desafío para el modelo tradicional de gastos y políticas para la seguridad en los Estados Unidos. Apunta a la interrelación e interdependencia de la política exterior e interna y pone en tela de juicio la eficacia de gastar primero en defensa y fuerzas militares, en lugar de programar el presupuesto desde la base para abordar necesidades de seguridad más diversas.

grandmother and two children wade through flood waters

27 de agosto de 2017: En Houston, Texas, Ofelia Castro lleva a sus nietos por una calle inundada en su trayecto, de varias horas, desde su casa inundada en el área de Edgewood, al sur de Houston, hasta el departamento de un familiar a millas de distancia mientras la tormenta tropical Harvey continúa causando fuertes lluvias en el área. Se espera que las tormentas y los huracanes aumenten en intensidad a medida que el cambio climático empeora.

 

Robert Gauthier/Getty Images

Teniendo esto en cuenta, consideremos los conceptos en los que se basa el enfoque a la seguridad del presidente Biden. ¿Quién o qué está seguro? Y, ¿seguro de qué? El enfoque del gobierno de Biden es tradicional, incluso convencional; el “estado” es el centro del aparato de seguridad, y son otros estados, grupos e individuos quienes plantean las amenazas más importantes, [que coexisten] junto con aquellas más amorfas, como las enfermedades y el cambio climático. Lo que es importante, estas amenazas ponen en peligro al Estado mismo, no simplemente a las comunidades e individuos. Podrían desestabilizar la capacidad de gobernar, incitar una respuesta militar o afectar negativamente el crecimiento económico.

Sin embargo, los problemas que afectan solamente a algunos estadounidenses no tienden a percibirse como “amenazas a la seguridad” y es menos probable que se les dé la prioridad y el financiamiento necesario para abordarlos.

Sin embargo, los problemas que afectan solamente a algunos estadounidenses no tienden a percibirse como “amenazas a la seguridad” y es menos probable que se les dé la prioridad y el financiamiento necesario para abordarlos. Si bien la mayoría de los individuos enfrentan un mismo grado de inseguridad ante amenazas tradicionales como por ejemplo, la nuclear, existe una marcada diferencia entre la vulnerabilidad a las amenazas no tradicionales como la violencia a manos de la policía, la privación del derecho al voto, inseguridad alimentaria y el cambio climático. Podría decirse, por ejemplo, que la pobreza es la amenaza más importante a la seguridad física de un individuo, pero el aparato de seguridad nacional hace muy poco para abordar las vulnerabilidades que ésta crea. De igual manera, la desigualdad y la discriminación basadas en la raza, presentan enormes riesgos de seguridad a comunidades e individuos, pero se perciben como problemas sociales.

police officer running

Detroit, Michigan, 29 de mayo, 2020. Un oficial de policía de Detroit utiliza gas lacrimógeno durante una manifestación por la muerte de George Floyd, un afroamericano que murió luego de que un policía blanco se arrodillara sobre su cuello por varios minutos.

SETH HERALD/AFP via Getty Images

A medida que la desigualdad y la división en los Estados Unidos empeoran, el modelo del Presidente está preparado a reforzar las estructuras de poder y privilegio existentes, dejando al país paralizado y avergonzado en el escenario mundial. El gobierno puede y debe desarrollar una nueva visión inclusiva para las políticas de seguridad, partiendo de un nuevo ángulo conceptual.

¿Cómo logramos una seguridad centrada en el individuo?

El gobierno de Biden debería encarar de frente el desafío que supone la seguridad humana actualizando su anticuado modelo realista e incorporando nuevas ideas al tema de la política de seguridad nacional. De hecho, al reconocer la interacción entre la seguridad exterior y doméstica, la Casa Blanca podría lograr que la seguridad humana dé un paso hacia adelante, desarrollando un modelo innovador “centrado en la persona” cuyo foco sea el individuo, y específicamente, el individuo más inseguro.

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

Este trabajo debería estar dirigido por un grupo verdaderamente representativo de asesores y legisladores. El grupo debería incluir miembros de las comunidades tradicionalmente marginalizadas, que pueden formular políticas informadas por la evidencia y que promueven la voluntad de aquellos más afectados. Al considerar y dar prioridad a la seguridad de los más inseguros, los legisladores pueden garantizar que sus presupuestos atiendan y mitiguen tanto los riesgos de seguridad tradicionales como los no tradicionales. Al considerar a los individuos menos seguros como el objeto de las intervenciones de seguridad y al construir un presupuesto en torno a sus necesidades, el gasto militar y de defensa continuaría siendo necesario y apropiado, pero, al mismo tiempo, se podría abordar más eficazmente y con mayor respeto por cada individuo problemas tales como la pobreza, la desigualdad y la distancia geográfica.

 

Concentrarse más en la seguridad doméstica también servirá los intereses de los Estados Unidos en el extranjero. La confianza mundial en el liderazgo de Estados Unidos se vio muy disminuida durante la presidencia de Trump y la elección de 2020, y la audiencia internacional quedó conmocionada al presenciar el asalto al Capitolio [en enero, 2021].  Destinar los presupuestos a mejorar la seguridad de los más inseguros y abordar las desigualdades domésticas enviará una señal positiva a la comunidad internacional. Despejará cualquier duda de que Estados Unidos pueda seguir a la vanguardia de las democracias liberales, probará que sus prioridades internaciones se basan en un sentido cohesionado de propósito nacional y una visión común del futuro, y demostrará que el Presidente es audaz y eficaz, y su administración puede innovar con éxito. Le permitirá a Estados Unidos continuar influenciando la seguridad en el extranjero y garantizará que EE.UU. pueda promover sus intereses libremente y con seguridad.

world leaders sit in front of flags

Representantes de la Unión Europea (I) e Irán (D) asisten a las conversaciones nucleares en el Grand Hotel, el 6 de abril, 2021 en Viena, Austria. Representantes de los Estados Unidos, Irán, la Unión Europea, Rusia, China y otros participantes del Plan de Acción Integral Conjunto original (JCPOA, por su nombre en inglés) se reúnen directa o indirectamente para tratar de revivir el plan. El JCPOA es la iniciativa, liderada por Europa, que se acordó en 2015. Durante la presidencia del presidente Donald Trump, EE.UU. abandonó el plan e intensificó las sanciones contra Irán.

Delegación de la UE en Viena via Getty Images

El presidente Biden ha prometido que será un presidente para todos. Sus planes para abordar la educación, la salud pública y otras áreas son un cambio radical de aquellos de su predecesor, pero su presupuesto para la seguridad continúa siendo inquietantemente similar. En un momento de rápidos cambios en el mundo, cuando se necesitan la unidad y la colaboración como nunca, el Presidente tiene la oportunidad de transformar un modelo de seguridad anticuado, de proponer políticas inclusivas y equitativas, y de proteger y elevar a los estadounidenses que más lo necesitan. Debería abordar el desafío de la seguridad humana con determinación y ánimo y empezar a escribir un nuevo capítulo para todos los estadounidenses.

Este artículo fue producido en colaboración con el Consejo Británico-Estadounidense de Información sobre Seguridad (BASIC por su nombre en inglés). BASIC conecta gobiernos, líderes influyentes, y expertos para diseñar propuestas creíbles para desarrollar confianza internacional, reducir el riesgo del uso de armas nucleares y avanzar en el desarme nuclear.

Lecturas Relacionadas
girls gives a peace sign
Las armas nucleares
Menos es más: el argumento feminista en contra de la disuasión mínima 
by Laura Rose Brown
El Cambio Climático
Las amenazas globales ponen en peligro a las mujeres de color 
by Ambassador Bonnie Jenkins
People in refugee camp, Syria War 2017; Pond5
El Cambio Climático
El cambio climático magnifica los conflictos globales 
by Celina Scott-Buechler