¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

Las armas nucleares

Las armas nucleares y el legado del Dr. King

by Vincent Intondi

El Dr. King creía que el desarme nuclear era esencial y estaba inextricablemente ligado a la búsqueda de justicia social y equidad racial.

El 6 de febrero de 1968, el Dr. King se subió al púlpito para alertar sobre el uso de las armas nucleares. Abordando la segunda movilización del Clergy and Laymen Concerned About Vietnam, King hizo un llamado urgente para terminar la guerra y advirtió que el uso de armas nucleares por parte de Estados Unidos en Vietnam transformaría al planeta en un infierno que “incluso la mente de Dante no podría imaginar".

Entonces, como lo había hecho muchas veces antes, King presentó una clara conexión entre la lucha de los negros por la libertad en los Estados Unidos y la necesidad del desarme nuclear: “Estos dos problemas están ligados de muchas, muchas, maneras. Es maravilloso trabajar para integrar restaurantes, instalaciones públicas y escuelas. Sin embargo, sería más que absurdo trabajar para integrar escuelas y restaurantes sin preocuparse por la supervivencia de un mundo en el cual integrarlos".

Martin Luther King at the lectern

El Dr. Martin Luther King Jr. habla en la Iglesia Presbiteriana de la Avenida New York sobre el fin de la guerra en Vietnam, Washington DC, el 6 de febrero de 1968. El Dr. King fue invitado a la iglesia como copresidente nacional del grupo Clero y Laicos Preocupados por Vietnam.

Joseph Klipple/Getty Images

King no estaba solo. Desde 1945, muchos en la Comunidad Afroamericana, apoyaron activamente el desarme nuclear, muchas veces conectando el tema nuclear con la lucha por la equidad racial y con los movimientos libertarios alrededor del mundo. Mientras que los afroamericanos inmediatamente condenaron los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, no todos los activistas protestaron por la misa razón. Para algunos, el problema era racial. Muchos, en la comunidad negra, concordaron con el análisis de Langston Hughes en el que colocaba al racismo al centro de la decisión de Truman de usar armas nucleares en Japón. Hughes preguntó por qué Estados Unidos no lanzó bombas nucleares en Italia o Alemania.

El temor de los activistas negros de que la cuestión racial jugara un papel decisivo en el uso de las bombas nucleares, aumentó cuando Estados Unidos amenazó con usar armas nucleares en Corea en los años 50 y en Vietnam una década después. Para otros, principalmente la izquierda negra instalada en los grupos Popular Front, el tema nuclear estaba conectado con el colonialismo.

Los activistas notaron una conexión directa entre aquellos que poseían armas nucleares y los colonizadores del mundo no caucásico, observando que Estados Unidos había obtenido uranio del Congo controlado por Bélgica y que Francia había realizado pruebas nucleares en el Sahara. Sin embargo para muchos ciudadanos negros de a pie, la lucha por el desarme nuclear significaba simplemente un mundo más en paz. La bomba, entonces, se convirtió en la conexión entre todos esos problemas y agrupó a músicos, artistas, activistas por la paz, izquierdistas, clérigos, periodistas y ciudadanos de a pie dentro de la comunidad negra.

Definitivamente sentí que el desarrollo y uso de armas nucleares debía ser prohibido. Es incuestionable que una guerra a gran escala nuclear sería absolutamente catastrófica.

Dr. Martin Luther King, Jr., December 1957.

Muchos eruditos argumentaron que el cambio del Dr. King hacia la justicia social y la paz comenzó a mediados de los 60. El Dr. King se pronunció en contra del uso de las armas nucleares, ligando a la bomba con la lucha por la libertad negra. Sistemáticamente, el Dr. King llamó a poner fin a las pruebas nucleares con una simple pregunta: “¿Cuál sería el valor principal de lograr justicia social en un contexto en el que toda la gente, tanto blancos como negros, simplemente tendrían la libertad de enfrentar su propia destrucción por el Strontium90 o una guerra nuclear?”

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

En 1959, cinco meses después de haber sido apuñalado en Harlem, King habló en la trigesimosexta cena anual de la War Resisters League´s, en la que halagó su trabajo y ligó la lucha nacional por la justicia racial con la campaña por el desarme global. “No solo en el sur sino a lo largo de toda la nación y el mundo, vivimos en una era de conflicto, una era de armas biológicas, guerra química, amenazas atómicas y bombas nucleares… Cada hombre, mujer y niño vive sin saber si podrán ver un nuevo amanecer”.

La esposa del Dr. King fue, en gran medida, la inspiración de su posición antinuclear. Coretta Scott King comenzó su activismo siendo estudiante del Antioch College. Entre la década de los 50 y los 60, el Dr. King trabajó con varias organizaciones en pro de la paz, y junto con un grupo de mujeres activistas, empezó a presionar a Kennedy para que prohibiera las pruebas nucleares. En 1962, Coretta King fue delegada de Women Strike for Peace en una conferencia de desarme en Ginebra, parte de una iniciativa mundial para impulsar un tratado de prohibición de pruebas nucleares entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Coretta Scott King holds a sign at a protest

Coretta Scott King, esposa del líder de derechos civiles Martin Luther King Jr., se une al fundador de Women Strike for Peace, Dagmar Wilson, en una marcha en la Plaza de las Naciones Unidas. Nueva York, 1 de noviembre de 1963.

Bettmann/Getty Images

La posición de King, en las décadas posteriores a su muerte, continuó teniendo un impacto. Harold Washington, quien se convirtió en el primer alcalde negro de Chicago en 1983, habitualmente hablaba en contra de las armas nucleares e instó a poner fin a los "dispositivos de Armageddon"; Jesse Jackson, durante su carrera presidencial, dedicó una parte importante de su campaña a la carrera de armamentos nucleares, declarando: "Votaremos por la raza humana, no por la carrera nuclear"; y en 2009, Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz, en gran parte debido a su compromiso con el desarme nuclear.

Desde 1945, los activistas antinucleares negros han sido parte de una narrativa más amplia que desafía la idea de que la lucha por la libertad negra fue un movimiento aislado en un limitado período de tiempo. Su persistencia en el apoyo al desarme nuclear permitió que la lucha por abolir las armas nucleares reapareciera poderosamente en la década de 1970 y más allá. Los líderes negros nunca abandonaron el problema nuclear o dejaron de ver su importancia. Al hacerlo, ampliaron el movimiento de liberación de los negros y ayudaron a definirlo en términos de derechos humanos globales.

Este contenido ha sido adaptado con el permiso de Afro Americanos en Contra de la Bomba de Vincent Intondi.

¿Qué pasaría si una bomba nuclear explotara en tu patio trasero?

Infórmate mejor
Lecturas Relacionadas
Yvonne Margarulla, una aborigen australiana, cerca del arroyo “Magela Creek”. Millones de litros de agua radiactiva han fluido a través del arroyo, desde la mina “Ranger Mine”, hasta el Parque Nacional Kakadu, el cual contiene humedales registrados en la lista de patrimonio mundial.
Las armas nucleares
El costo humano 
A man in a suit leads a protesting crowd holding a banner that reads, 'Freeze the arms race'.
Las armas nucleares
El movimiento contra la carrera armamentista 
Las armas nucleares
Acciones locales para cambios globales 
by Jasmine Owens / Tara Drozdenko