¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

El Cambio Climático

Una solución climática con sentido y que es redituable para todos

September 23, 2019

Un centenar de gobiernos estatales y locales, desde Colorado hasta California, han aprobado resoluciones en apoyo a una política de Impuestos y dividendos de carbono. Este desafío al enfoque que Washington aplica habitualmente para abordar el problema del cambio climático, podría no ser suficiente.

I

Introducción

Los últimos meses han sido difíciles para quienes nos preocupamos por el cambio climático. Destaca, particularmente, la salida de los Estados Unidos del histórico Acuerdo de Paris, incumpliendo su promesa de ayudar a detener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados. Esta decisión coloca a los Estados Unidos como el único país del mundo que no ha firmado el acuerdo rechazando así un enfoque de cooperación global para resolver el reto más importante que enfrenta el único hogar que tenemos.

Sin embargo, existen razones para mantener un genuino optimismo en el ámbito del cambio climático. Casi una década después de que la legislación de “tope y comercio” (cap-and trade) fuera aprobada por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos pero detenida en el Senado, existe un momentum para poner precio, de una manera más fácil, a las emisiones de carbono. Se denomina Impuesto de carbono y dividendo (CF&D, por sus siglas en inglés) y la idea ha ganado apoyo desde las bases hasta las altas esferas del establishment de Washington.

Marcha del clima: el poder de la organización de bas

Marcha del clima: el poder de la organización de base;

Unsplash

Funciona de la siguiente manera: el gobierno establecería un impuesto a las emisiones de dióxido de carbono y distribuiría el dinero entre los ciudadanos estadounidenses como un dividendo: un tipo de “cheque verde”. El objetivo es establecer un impuesto lo suficientemente alto como para incentivar a la industria a ir adoptando energía más limpia, garantizando, al mismo tiempo, que los costos de los combustibles fósiles no sean más altos durante la transición.

El Impuesto de carbono y dividendo es una solución más simple que tope y comercio, sin el estigma de una mayor participación del gobierno. Un centenar de gobiernos estatales y locales, desde Ridgeway, Colorado hasta el Estado de California, han respaldado la idea y han aprobado resoluciones no vinculantes que instan a su adopción.

II

Un Enfoque Bipartidisa

Un grupo bipartidista en Washington, Americans for Carbon Dividends  está aplicando gran fuerza política en apoyo de la iniciativa.

El grupo es copresidido por Trent Lott, exlíder de la mayoría republicana del Senado, y por John Breaux, adjunto de la mayoría del ala demócrata en el Senado. En un artículo de opinión del New York Times en junio, los dos líderes urgieron al Congreso a apoyar un plan de los exsecretarios de Estado republicanos, James Baker y George Shultz, que, según ellos, les resultaría atractivo tanto a los demócratas y a los ambientalistas por sus significativas emisiones de carbono, y a los republicanos e intereses comerciales por sus soluciones basadas en el mercado.

De hecho, el plan Baker-Shultz para los dividendos de carbono está basado en un gran pacto que les ofrece un logro importante a todos aquellos que participan en el debate sobre el cambio climático.

Trent Lott y John Breaux

Los defensores del CF&D lo ven como un catalizador para avanzar de manera más decidida hacia una economía impulsada por la energía sostenible. Se considera un enfoque menos complejo y más justo para reducir las emisiones de carbono que otros que se han propuesto, tales como el impuesto de carbono y el sistema “cap-and-trade”. Dos proyectos de ley sobre los precios de carbono se presentaron, nuevamente, en 2018, ante el Senado y la Cámara Baja. La Healthy Climate and Family Security Act está basada en un tope y dividendo nacional. La American Opportunity Carbon Fee Act es un impuesto de carbono. La America Wins Act, presentada en 2017, exige un impuesto por tonelada de emisiones de carbono, a partir de 2019, que aumenta anualmente en un 2% por encima de la inflación. La propuesta de ley incluye un fondo fiduciario Build America Trust Fund, en donde las ganancias se dirigen a inversiones en infraestructura y pagos mensuales directos a comunidades y familias de menores ingresos.

Los sistemas cap-and-trade ponen un tope a los gases de efecto invernadero, tope establecido por el gobierno y que se aplica a ciertas industrias o la economía en general. Además del tope, el gobierno permite a las compañías reguladas la emisión de una cierta cantidad de gases de efecto invernadero. Los permisos de emisión después se subastan o se colocan en entidades reguladas. Las empresas y las fuentes de emisiones pueden entonces comprar e intercambiar estos permisos entre ellos. El sistema cap-and-dividend es similar al de cap-and-trade, pero dirige las ganancias de las subastas de permisos a los ciudadanos en forma de dividendos, en lugar de invertirlos en carreteras, puentes, infraestructura, energía renovable, innovación energética e iniciativas ambientales.

III

Beneficios Económicos y Ambientales

Un sistema CF&D comienza con un arancel aplicado a los combustibles en su punto de origen en la economía. Este podría aplicarse a un pozo petrolero, una mina, una refinería o una instalación de importación. El arancel refleja el nivel de carbono del combustible. Inicialmente se establecen aranceles de entre $10 y $17 por tonelada de carbono emitido como resultado de la quema de combustible. Este arancel representa el costo real de la quema de combustibles fósiles y revela al público el gasto real al comparar combustibles. El arancel aumentaría progresivamente año a año para reforzar los incentivos para alejarse de los combustibles fósiles y adoptar energías renovables y productos bajos o libres de carbono.

Nieve cayendo sobre turbinas eólicas, Jason Blackeye

Nieve cayendo sobre turbinas eólicas, Jason Blackeye;

Unsplash

Los analistas proyectan que, bajo un sistema CF&D, alrededor del 66% de los hogares alcanzarían un punto de equilibrio o recibirían más de lo que tendrían que pagar. Estos dividendos impulsarían a la economía con miles de millones de dólares, mientras que ayudarían a salvaguardar los presupuestos familiares. Los clientes tendrían la libertad de determinar su uso de energía de manera que promuevan ideas novedosas y soluciones innovadoras, al tiempo que aumentaría la demanda de productos sustentables. Devolver el 100% de los aranceles netos crearía un sistema de ganancias neutrales a los impuestos de carbono y un sistema de dividendos.

No es un impuesto si el gobierno no se queda con el dinero.

George Shultz

Un ajuste a los impuestos fronterizos equilibraría las importaciones de países que no tienen un arancel similar sobre el carbono. Las exportaciones de productos hechos en los Estados Unidos serían acreedoras a un reembolso por el impuesto de carbono relacionados con la huella de los productos. La combinación del ajuste fronterizo y el reembolso hará que las empresas piensen dos veces antes de localizar sus operaciones en países en donde pueden continuar con la emisión de carbono sin consecuencias (esto se llama “fuga”). Este escenario podría propiciar que otras naciones adopten un enfoque CF&D, aunque más de 23 países ya cuentan con un impuesto de carbono y 18 más los están considerando.

El CF&D tiene una ventaja política clave sobre otros planes que buscan limitar las emisiones de carbono: no aumentará el tamaño del gobierno o creará nuevos departamentos o más impuestos. Tampoco aumentará directamente las ganancias del gobierno. Esto es especialmente atractivo para aquellos que quieren reducir emisiones sin generar más burocracia.

Regional Economic Models, Incorporated (REMI) realizó un análisis del impacto económico del CF&D a partir de un arancel de $10 por tonelada, con un aumento de $10 por año. El estudio reveló que devolver todos los ingresos netos a los hogares generaría beneficios ambientales, de salud y económicos.

Una Mirada más Cercana: Beneficios del Impuesto de Carbono y el Dividendo

Emisiones reducidas

Las emisiones de dióxido de carbono en los Estados Unidos disminuyeron al 50% de los niveles de 1990 en los primeros 20 años.

Aire más Saludable

Durante el mismo periodo de tiempo, las reducciones en la contaminación del aire que acompaña a las emisiones de carbono resultarían en 230 mil muertes prematuras menos.

Generación de Empleos

Los pagos regulares de dividendos estimularían la economía de los Estados Unidos, lo que llevaría a la creación de 2.8 millones de empleos sobre la línea de base durante las primeras dos décadas del programa.

Crecimiento Económico

Un efecto positivo en el PIB nacional, agregando $ 70 mil millones a $ 85 mil millones por año para un aumento acumulativo de 20 años de $ 1.375 billones sobre la línea de base.

IV

Medidas de los Activistas de Base

Citizens’ Climate Lobby considera el valor de CF&D y ha sido un valioso socio con más de 100 comunidades que han producido resoluciones de CF&D. Citizens’ Climate Lobby ha propuesto un impuesto de $15 por tonelada equivalente de emisiones de CO2 para el primer año, con un aumento de $10 por tonelada métrica cada año. El Departamento del Tesoro recaudaría los impuestos, que se depositarían en un fondo fiduciario de impuestos de carbono y se reembolsarían a los hogares estadounidenses. Todos los hogares estadounidenses recibirían pagos mensuales equivalentes, producto de los dividendos (½ pago por niño menor de 18 años, con un límite de dos niños por familia).

En una hoja informativa en línea, el Citizens 'Climate Lobby llama a CF&D políticamente sostenible y más eficiente que los subsidios ecológicos, con un "gran impacto en la equidad". El Citizens' Climate Lobby también presenta un enlace en su sitio web sobre cómo aprobar una resolución local, así como un tutorial para guiar a los voluntarios en el proceso.

V

Conclusiones

Estas medidas de base son indispensables, pero no suficientes. Necesitamos una respuesta nacional fuerte al cambio climático y debemos continuar presionando a nuestros representantes a nivel federal sin importar que tan difíciles parezcan los esfuerzos. El apoyo bipartidista en Washington señala que todavía es políticamente viable. Aún así, las acciones a nivel local representan la creciente voluntad política de los estadounidenses y está ayudando a allanar el terreno para encontrar una solución integral.

¿Cómo te Afectará el Cambio Climático?

Infórmate mejor
Lecturas Relacionadas
El Cambio Climático
El poder del viento: la causa que realmente tiene un efecto 
by Outrider Staff
Brent Suter, a pitcher for the Milwaukee Brewers is an inspiration to fans of all ages; Matt Morrison Align Agency
El Cambio Climático
Convenciendo a mi equipo de béisbol para que “ponche” los desechos 
by Brent Suter
Scientists cross a river on a glacier
El Cambio Climático
Respuestas a tus preguntas sobre el cambio climático