¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

El Cambio Climático

El cambio climático y la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030: la oportunidad perdida

by Dr. Isabel Studer
April 26, 2021

Sorprende que no se haya establecido una mayor sinergia entre el Acuerdo de París y la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, considerando que ambos fueron universalmente adoptados por la comunidad internacional en 2015.

El cambio climático es el mayor reto que hoy enfrenta la humanidad. Lo que está en juego es la vida en la Tierra como la conocemos. El cambio climático resulta del aumento de la temperatura planetaria, provocado por la concentración de gases efecto invernadero que genera la quema de energías fósiles. Estas energías, que hoy representan más del 80% de las energías usadas en el mundo, son esenciales para el funcionamiento de la economía mundial. Pero también representan dos terceras partes de las emisiones de carbono globales. Promover la transición a una economía baja en carbono, reemplazando las energías fósiles con energías limpias, es la acción más importante para detener el calentamiento global.

Evitar el aumento de la temperatura planetaria a más de 1.5º C es el objetivo del Acuerdo de Paris (AP), adoptado en 2015 por 192 países. El acuerdo busca lograr dicha meta reduciendo las emisiones de carbono, a través de la cooperación internacional. Pero lograrlo ha sido un proceso arduo, puesto que el sistema energético global define las estructuras de poder y modelos de desarrollo existentes. Dado que la temperatura planetaria ya aumentó a más de 1º C y los impactos climáticos son cada vez más extremos, hoy están en riesgo los avances globales para reducir la pobreza, la desigualdad y la pérdida acelerada de la biodiversidad. Llama la atención que, en un contexto de emergencia climática, la comunidad internacional haya perdido la oportunidad de insertar el cambio climático como un asunto transversal de la Agenda 2030 de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible.

Este marco global, también adoptado en 2015 y conocido como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), busca transformar los modelos de desarrollo para integrar las agendas de las Personas, el Planeta y la Prosperidad. Los ODS, acogido universalmente como la ruta obligada para que todos los países, incluyendo a los desarrollados y también a las empresas, cumplan con 17 objetivos orientados a luchar contra la pobreza, la desigualdad, la degradación ambiental, de ecosistemas y recursos naturales, así como a la adopción de sistemas de producción y consumo sostenibles, de energía limpia y asequible para todos, entre otros.

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

El cambio climático es un asunto transversal que toca a prácticamente todos los ODS. Sin embargo, la Agenda de Desarrollo Sostenible enmarca el esfuerzo contra el calentamiento global en un solo objetivo. El ODS 13 se enfoca en la adaptación al cambio climático, la integración del cambio climático en las políticas públicas y sobre todo la educación y la concientización de la población sobre este fenómeno.  Mientras estos son aspectos cruciales de la agenda climática, el ausencia de las prácticas de mitigación, centrales al objetivo del 1.5º, llama la atención.

La transición energética, esencial para revertir la tendencia ascendente del cambio climático, también demanda enfrentar otras tendencias ascendentes de la desigualdad y la exclusión social. El ODS 7, que se refiere a promover las energías limpias y también a hacerlas accesibles, asocia más directamente la transición energética a los retos de desarrollo. Los países menos desarrollados aún enfrentan el enorme reto de asegurar que un 60% de su población obtenga el acceso a la electricidad y que, al hacerlo, sea a través de energías limpias. Pero no se refiere a cómo estos temas también están presentes en la agenda de mitigación de emisiones de carbono. La caída vertiginosa de los costos de estas energías es un motor crucial para la equidad energética, la creación de empleos con dignidad y el crecimiento económico (ODS 8). El año pasado, los empleos creados por las energías limpias alcanzaron 11.5 millones globalmente. Asimismo, la energía solar y bioenergía contribuyen de manera más significativa a la inclusión laboral, pues contratan una mayor proporción de mujeres (32%) que en el sector petrolero (22%). Por contraste, los ODS se refieren poco a la desigualdad asociada a dejar de utilizar los combustibles fósiles.

Vista de una granja eólica en la comunidad de La Ventosa, Juchitán, Oaxaca, México; Getty

Vista de una granja eólica en la comunidad de La Ventosa, Juchitán, Oaxaca, México;

Getty 

Otras oportunidades perdidas para establecer un vínculo más directo entre la lucha contra el cambio climático y los esfuerzos a favor del desarrollo sostenible incluyen la electrificación del transporte, que reducirá la contaminación al aire, contribuirá e a contar con ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11) y mejorará la salud (ODS 3). Un menor uso de las energías fósiles, que utilizan recursos hídricos para el enfriamiento en su generación o que contaminan cuerpos de agua en su producción, también puede traducirse en una mayor disponibilidad de agua para avanzar el ODS 2 (agua y saneamiento).

Los beneficios de la acción climática para el desarrollo sostenible no se limitan a la esfera económica o social. Las soluciones climáticas basadas en la naturaleza, es decir, la conservación y restauración de los bosques, manglares y humedales, así como su uso sostenible (ODS 15) pueden contribuir a reducir una tercera parte de las emisiones necesarias para que no aumente más allá de la meta del AP. Para ilustrar, al plantar 900 millones de hectáreas de bosques, se absorbería dióxido de carbono equivalente a las emisiones totales de los últimos 20 años. Tales soluciones detendrían la acelerada pérdida de la biodiversidad—hoy cerca de un millón de especies están en riesgo de extinción-, asegurarían la disponibilidad y calidad del agua (ODS 6) y de los suelos, aumentando con ello la productividad y la generación de empleos en el sector agrícola.

Niños de alrededor del mundo posan con líderes del mundo y delegados de país en la Sala de la Asamblea General de las Naciones Unidas, durante una ceremonia relacionada con el Acuerdo de París sobre cambio climático, el 22 de abril del 2016, Ciudad de Nueva York; Getty

Niños de alrededor del mundo posan con líderes del mundo y delegados de país en la Sala de la Asamblea General de las Naciones Unidas, durante una ceremonia relacionada con el Acuerdo de París sobre cambio climático, el 22 de abril del 2016, Ciudad de Nueva York; 

Getty 

Como lo demuestran estos ejemplos, buscar la sinergia existente entre el Acuerdo de París y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas pudiera ser clave en vistas de la actual emergencia climática. Ambos marcos establecen planes ambiciosos que impulsen una transformación global profunda a los modelos de desarrollo existentes. Esperamos que las soluciones que surjan de la COP26 de Glasgow galvanicen la oportunidad de mirar a estos marcos como parte de un continuum, en vez de esfuerzos separados. Hacerlo mejoraría las posibilidades de salvar ya no al planeta sino a la humanidad. Sabemos que ahí está la oportunidad, y que lo que está en juego tiene altos costos, pero la pregunta es si la aprovecharemos.

Isabel Studer es Doctora y Maestra en Relaciones Internacionales de la Universidad de John´s Hopkins y Licenciada en Relaciones Internacionales en El Colegio de México. Fue Directora Ejecutiva para México y Centroamérica y Directora de Alianzas Estratégicas para América Latina, en The Nature Conservancy (TNC). Además de su experiencia en el gobierno federal, en la AMEXCID, la SRE y la SEMARNAT, Isabel fundó y dirigió el Instituto Global para la Sostenibilidad en el Tecnológico de Monterrey. Es Presidenta del Consejo de Iniciativa Climática de México y de Sostenbilidad Global así como miembro del Consejo Directivo del World Environment Center, del Grupo de Expertos en Sostenibilidad de Dow Chemical, entre otros. En 2018 y 2019 fue nombrada por la Revista Forbes como una de las “100 Mujeres más Poderosas de México”. Tiene múltiples libros y otras publicaciones sobre cambio climático y sustentabilidad. Isabel es columnista en El Heraldo de México y comentarista en diversos medios de comunicación sobre estos temas.

¿Cómo te Afectará el Cambio Climático?

Infórmate mejor
Lecturas Relacionadas
Scientist works with a portable weather station in the Arctic
El Cambio Climático
Ciencia del clima 101 
Children attend a birthday celebration at their village in a clearing in the rainforest. The Floresta Nacional do Tapajos (FLONA), a 6500 km2 protected reserve, was home to several small communities which lived on the banks of the Rio Tapajos river.; Getty
El Cambio Climático
A cinco años del Acuerdo Climático de París: ¿Cómo va América Latina? 
by Ana Urrutia
A girl walks with a donkey carrying jerry cans filled with water from a cistern at a make-shift camp for displaced Yemenis in severe shortage of water, in the northern Hajjah province on March 24, 2020; Getty
El Cambio Climático
Día Mundial del Agua: cómo valorar un regalo de cada día 
by Judith Arrieta Munguia