¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

El Cambio Climático

Cartas de los niños: el legado del primer Día de la Tierra

by Frederic J. Frommer
April 21, 2020

Hace medio siglo, los niños les lanzaron a los mayores el desafío de prevenir los problemas ambientales. Estas son sus historias.

La joven generación de hoy no ha sido tímida en hacer sonar la alarma en lo que respecta al futuro de nuestro planeta. Desde la activista ambiental de 17 años Greta Thunberg, quien en un elocuente discurso en la Acción Ambiental de las Naciones Unidas, dijo con rabia contenida, “Vienen a nosotros los jóvenes por esperanza. ¡Cómo se atreven!”, hasta la protesta juvenil por el clima del año pasado, los jóvenes nos están diciendo que están preocupados por las nefastas consecuencias que tendrán que encarar si no tomamos medidas audaces para mitigar el cambio climático.

Resulta sorprendente, entonces, ver que hace medio siglo, los jóvenes también les lanzaron a los mayores el desafío de prevenir un apocalipsis ambiental. Este es uno de los reveladores temas de un libro publicado en 1971, “What Are You and Me Gonna Do?: Children’s Letters to Senator Gaylord Nelson About the Environment.” (¿Qué vamos a hacer tú y yo?: cartas de los niños sobre el ambiente al senador Gaylord Nelson). El senador Nelson, padre de Tia Nelson, la directora general de Outrider para asuntos climáticos, había encendido la chispa del movimiento ambiental moderno el año anterior al fundar el primer Día de la Tierra, una manifestación nacional, impulsada por los jóvenes, que provocó la participación de unos 2.000 campus universitarios y unas 10.000 escuelas primarias y secundarias.

Los niños en el libro del senador Nelson, la mayoría entre 8 y 10 años en ese entonces, tienen ahora 50 o 60. Algunas de las cartas están fechadas 22 de abril de 1970, el primer Día de la Tierra. Otras tienen fechas anteriores, y algunas no tienen fecha. Este libro encantador es tanto una cápsula del tiempo como un oportuno recordatorio de que los jóvenes frecuentemente son quienes presionan a la sociedad a progresar, en particular cuando se trata del planeta que van a heredar.

“Estos jóvenes se preguntan por qué sus líderes han tomado un mundo tan hermoso y lo están echando a perder para sus hijos y sus nietos”, escribe el senador Nelson en un prólogo al libro, en palabras que repiten los jóvenes de hoy. “Preguntan por qué no frenamos la destrucción. Bueno pues, ¿por qué no lo hacemos?”

Un bote contaminando nuestras aguas, Penguin Random House Books

Un bote contaminando nuestras aguas, 

Penguin Random House Books 

En el libro, los niños le imploran al senador Nelson, a veces cortésmente, frecuentemente con urgencia, a salvar al planeta para su generación.

“Tengo diez años y estoy muy preocupada por nuestro medio ambiente”, escribe una niña que se describe como una “estudiante de cuarto grado preocupada”.

“A veces me pregunto si es que realmente hace algo al respecto? ¿Por qué, y Ud. se pregunta, ‘que quieres decir, por qué’? Pues, quiero decir, por qué está ahí parado (o sentado) leyendo mi carta!! ¡HAGA ALGO!! Llame al presidente! ¡Haga lo que sea, pero DETENGA LA CONTAMINACIÓN!!!” La pequeña, que parece canalizar el espíritu de Lucy de la tira cómica Peanuts, subraya cuatro veces sus palabras mayúsculas.

“Me gustaría vivir un poco más, tengo 10 años”, escribe otra niña. “Por lo que he escuchado, vamos a vivir dos años más y solo tendré doce años. Ni siquiera habré completado mi educación”.

“Concuerdo con usted en la contaminación, y pienso que debería tratar de frenarse”, escribe un niño en una carta fechada ese primer Día de la Tierra, 1970. “Pienso que deberíamos usar coches eléctricos trenes eléctricos y buses eléctricos. Y otra cosa creo que soy muy joven para morir”.

En otra carta enviada el Día de la Tierra, un niño escribe, “Detestaría morir cuando soy tan joven. Me gustaría ayudar a parar la contaminación…Siga haciendo un buen trabajo”.

Una niña le hace al senador Nelson un par de preguntas prácticas y filosóficas.

“Me gustaría ponerle fin a la contaminación, pero temo que el mundo se acabe”, escribe el Día de la Tierra. “Creo que alguien tendría que escribir una ley para que la gente no arroje todo al suelo. ¿Por qué lo hacen? ¿Quieren que todos mueran? Creo que es algo muy estúpido. Tengo dos preguntas más. ¿Qué pasará cuando el mundo se acabe? Una niña me dijo que empezará otra vez. ¿Lo hará?”

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

Logramos encontrar a algunos de aquellos escritores de cartas. Uno de ellos, Ann Oberhauser, cursaba el 5to grado en una escuela primaria en Clintonville, Wisconsin. Informó al senador Nelson que su clase votó 33 a 1 a favor de prohibir el DDT (en 1972 la Agencia de Protección del Ambiente prohibiría prácticamente todos los usos del tóxico pesticida.)

Hoy día, Ann Oberhauser es directora de Estudios Sobre la Mujer y el Género en la Universidad Estatal de Iowa. Señaló que su carta era parte de un proyecto de su clase.

“Mis padres eran ambientalistas dedicados, los dos”, recuerda ella. “Ellos tenían una composta y reciclaban. Es allí donde comencé a tomar conciencia”. Ann dice que ahora trata de incorporar su preocupación por el medio ambiente en su vida diaria, y que sus hijos adultos también lo hacen.

“Es verdaderamente sorprendente cómo las cosas cambian y no cambian”, dijo. “Comprendemos mejor cómo los sistemas están entrelazados. La tecnología nos ha ayudado a hacerlo. Pero el comportamiento humano necesita mejorar mucho más. No hay suficiente conciencia o preocupación sobre la gravedad de la crisis del cambio climático”.

Mitchell Edley era un niño de 8 años en Queens, Nueva York cuando le escribió al senador Nelson diciéndole que “quería crecer grande y fuerte. No quiero estar enfermo. La gente debería caminar o montar en bicicleta o usar el tren y el autobús. Pues entonces, por favor, ¿nos ayudará a mí y al mundo a vivir mejor? Y trate de que las compañías automotrices hagan algo respecto al humo de atrás, por favor”.

Junto a la carta dibujó una fábrica con humo que salía de las chimeneas, y coches en la parte de adelante.

Resulta que Mitchell Edley hablaba por experiencia propia cuando instaba a tomar medidas que abordaran el problema del humo que emitían los coches. El Sr. Edley, que es jubilado, recuerda que de niño se sentaba en la parte trasera de la furgoneta de su abuelo – la llamaba una “trampa mortal” – y un humo azul entraba en el coche por la ventanilla trasera, directamente del caño de escape.

Edley señala que a pesar de su llamado de montar en bicicleta o usar transporte público, no está seguro si hoy en día podría considerarse un ambientalista. “No es que trate de contaminar a propósito”, indicó. “No soy un extremista”.

Pero dijo que la carta al senador Nelson probablemente tuvo un impacto en su perspectiva sobre el planeta. Agregó que tiene una furgoneta para perros alimentada por energía solar, que calificó de “muy benigna al medio ambiente”.

Un niño imagina un vehículo del futuro, capaz de recorrer 300 millas usando combustible benigno al ambiente; Penguin Random House Books

Un niño imagina un vehículo del futuro, capaz de recorrer 300 millas usando combustible benigno al ambiente;

Penguin Random House Books

Algunas de las cartas expresaban preocupación por la vida silvestre. En una carta fechada el 18 de noviembre, 1969, Winifred Montgomery escribió que a ella le gustan los lobos, y que estaba preocupada de que, a menos que algo se hiciera respecto a la recompensa que se otorgaba por estos animales, “cuando crezca, ni siquiera me recordaré cómo eran. Como tengo 10 años, creceré muy pronto”.

Señaló que sus dos hermanos “les habían escrito a otros hombres que son tan importantes como Ud.” – el Secretario del Interior y el presidente Richard Nixon. “¿Hará algo al respecto, por favor?”

La Sra. Montgomery, actualmente la directora del Centro de Estrategias para el Aprendizaje en una escuela secundaria de San Francisco dijo que había escrito la carta después de ver, con su familia, un programa en la televisión sobre las recompensas por cazar lobos. Ella, sus padres y sus hermanos se enfurecieron tanto que cada uno le escribió a un funcionario diferente. Era estudiante en una escuela primara en Oconomowoc, Wisconsin, en ese entonces.

Recuerda que se le subieron los humos a la cabeza después de la publicación de la carta.

“¡Fue tan guay! Le dije a mi maestra de inglés que ya no podría corregirme más porque yo era una autora publicada”, agregó sonriendo.

La Sra. Montgomery dijo que la versión de 10 años de ella misma estaría “horrorizada” por el estado del ambiente hoy en día.

“El Amazonas está en llamas, los océanos están acidificándose – soy una educadora, y mis estudiantes están atemorizados”, dijo.

Un niño nos muestra su perspectiva artística de la contaminación del agua en 1970, pero aún 50 años después, la contaminación del agua continúa siendo un problema para nuestro ambiente y nuestra salud; Penguin Random House Books

Un niño nos muestra su perspectiva artística de la contaminación del agua en 1970, pero aún 50 años después, la contaminación del agua continúa siendo un problema para nuestro ambiente y nuestra salud; 

Penguin Random House Books

En una carta fechada el 9 de diciembre, 1969, Eric Loucks le dijo al senador Nelson que “estaba sumamente preocupado” por la contaminación en los lagos y ríos de Wisconsin.

“Me he visto afectado muchas veces por esta horrorización. Me gustaría que se destinara dinero para limpiar todos los lagos en el país, no solo en Wisconsin, y quiero que se haga ahora mismo”, exigió, al tiempo que firmaba la carta, “Un futuro votante”.

Eric Loucks, cuyo padre era el famoso ambientalista Orie Loucks, recuerda haber escrito la carta como parte de un ejercicio en la escuela, y agregó que las cartas de siete u ocho compañeros de su clase en la escuela intermedia de Madison, Wisconsin, también se habían publicado en el libro. Dijo que su padre, ya en la década de los 70, hablaba del cambio climático.

“Probablemente yo entendía más que mis compañeros todo sobre las amenazas ambientales, por mi padre”, dijo Loucks, que trabaja como ingeniero civil para la ciudad de Austin, Texas. “Usé un lenguaje florido para llamar la atención”.

Señaló que, de muchas maneras, ha habido progresos ambientales en la sociedad, como la limpieza de los sitios con residuos peligrosos y tóxicos.

Pero en lo referente al cambio climático, indicó el Sr. Loucks, “Somos la imagen de la inacción. Ya perdimos la oportunidad de solucionarlo. Esta crisis destruirá al país. Las inundaciones y los otros desastres se sucederán tan rápidamente que el gobierno no podrá reaccionar”.

El libro del senador Nelson, sin embargo, revela que siempre hay esperanza mientras los niños piensen en maneras innovadoras de mejorar la situación.

Un niño sugiere, “Creo que debemos tener un coche que funcione alimentado por estiércol de pollo. Podría usar estiércol de pollo para conducir por la ciudad. Y luego podría conducir un coche eléctrico para salir de la ciudad”.

Otro sugiere un coche limpio del futuro, y ofrece una ilustración, una de muchas en el libro. Este dibujo con lápices de cera revela un coche con emisiones verdes que salen del caño de escape y las palabras, “300 millas” en la parte superior, probablemente para indicar el alcance del coche que funcionaría con este combustible del futuro. Aunque no pudimos ubicar al artista, tal vez él o ella sea ahora un ingeniero que trabaja para Tesla.

¿Cómo te Afectará el Cambio Climático?

Infórmate mejor
Lecturas Relacionadas
El Cambio Climático
El día que se movió la Tierra: 50 años del Día de la Tierra 
by Tia Nelson
A group of people march in front of a sign that reads 'Freeze the arms race'.
Las armas nucleares
¿Qué es lo que puedes hacer? 
Scientists cross a river on a glacier
El Cambio Climático
Respuestas a tus preguntas sobre el cambio climático