¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

Las armas nucleares

Cómo lanzar un arma nuclear

by Jasmine Owens

Únicamente el Presidente puede dar la orden para lanzar un arma nuclear. No es preciso que el Presidente consulte con nadie, y si da la orden de lanzamiento, nadie tiene la autoridad para revocarla.

“Únicamente el Presidente está facultado para ordenar el lanzamiento de un arma nuclear”. Escuchamos esto a menudo, pero, ¿qué significa exactamente? El público estadounidense desconoce, en gran medida, cómo exactamente se lanza un arma nuclear. Pero es importante para comprender cuán frágil es realmente el proceso de lanzamiento. 

Considera esta situación hipotética. Una tarde, el sistema de mando y control nuclear de los Estados Unidos detecta misiles rusos que se dirigen a los Estados Unidos. Cuando se notifica al Presidente, funcionarios claves del Departamento de Defensa tienen aproximadamente un minuto para informarle de los detalles. Después de esto, el Presidente tiene cerca de siete minutos para consultar con sus asesores, decidir si los Estados Unidos tomarán represalias y cuál de las opciones predeterminadas se utilizará. Eso es todo. Siete minutos para discernir si el ataque es verdadero o no. Siete minutos para decidir si vale la pena comenzar una guerra nuclear.

Trump and officials sit at table

Bajo una situación hipotética de lanzamiento en caso de alerta, el Presidente hablaría con el Secretario de Defensa, el Presidente del Estado Mayor Conjunto y otros asesores militares. Ellos informarían al Presidente sobre la situación, y el jefe del Comando Estratégico de los Estados Unidos explicaría las opciones de represalia disponibles para el Presidente.

Shealah Craighead/The White House via Getty Images

Si el Presidente decide tomar represalias, se le informa al Centro Nacional de Control (NMCC) en el Pentágono cuál de las respuestas predeterminadas deberá ejecutar. Solo el Presidente puede dar esta orden, y nadie puede revocarla o cambiarla. El NMCC le exige al Presidente que certifique su identidad mediante el uso de un código especial. Una vez ésta se ha confirmado, se envía una orden de lanzamiento al personal en los submarinos nucleares, bombarderos y misiles bajo tierra. El personal de lanzamiento debe verificar la orden una vez más usando un código especial, y solo entonces lanzan los misiles de acuerdo con los planes establecidos. El proceso toma solamente un par de minutos. Por ejemplo, los 400 misiles balísticos intercontinentales subterráneos Minuteman podrían lanzarse en solo cinco minutos después de recibirse la orden de lanzamiento.

two launch officers practice icbm launch

Personal de la Fuerza Aérea practica el lanzamiento de un misil balístico intercontinental (ICBM) durante una prueba el 11 de abril, 2017.

U.S. Air Force photo/Staff Sgt. Christopher Ruano

Y esto no es pura coincidencia. El sistema que los Estados Unidos ha puesto en marcha se denomina “lanzamiento en caso de alerta” (“launch-on-warning”) que consisten en la detección temprana de cualquier ataque, un proceso de toma de decisiones expedito por parte del Presidente y luego el lanzamiento rápido de las armas nucleares por parte de los comandantes del arsenal nuclear de los EE.UU. Este sistema se diseñó de este modo deliberadamente, y presiona al Presidente a autorizar un ataque de represalia. Esta estrategia de lanzamiento en caso de alerta fue la dominante durante la Guerra Fría cuando la probabilidad de una guerra nuclear era mucho mayor que hoy en día. Aún en ese entonces, ésta no tenía por qué ser la única opción de respuesta. Los propios ex presidentes han criticado este proceso. El presidente Ronald Reagan quedó totalmente sorprendido al descubrir que solo tenía unos pocos minutos para tomar una decisión, mientras que el presidente George W. Bush se lamentó de no tener suficiente tiempo para terminar de usar el baño antes de tener que autorizar un lanzamiento nuclear.

nuclear command center

El 5 de octubre, 1960, un radar estadounidense de alerta temprana informó de docenas de misiles soviéticos que se dirigían hacia los EE.UU. El Comando de Defensa Aérea de América del Norte (NORAD) se puso en alerta máxima antes de declarar una falsa alarma. La primera señal de que el informe era erróneo: el líder soviético Nikita Jruschov se encontraba en Nueva York en ese momento. Resultó que la luna creciente había reflejado las ondas de radar en un radar con base en Groenlandia.

Comando de Defensa Aérea de América del Norte (NORAD)

Hay otra opción extremadamente angustiante que el Presidente tiene como parte de la postura nuclear de los EE.UU.: el primer uso de las armas nucleares. Pueden lanzar un ataque nuclear preventivo contra un adversario. El proceso es en gran medida el mismo, aunque el Presidente no está limitado por el tiempo para decidir.

Durante la Guerra Fría hubo muchas falsas alarmas que podrían haber llevado a una guerra nuclear si el Presidente hubiera tenido que operar bajo las limitaciones de tiempo inherentes en el sistema de lanzamiento en caso de alerta.

Tanto la situación hipotética de primer uso como la de lanzamiento en caso de alerta son vulnerables a los errores de cálculo y a las equivocaciones. El primer uso de las armas nucleares sería en gran medida irracional e injustificado en cualquier situación hipotética que deba encarar el presidente de los Estados Unidos. Dada la inmensa capacidad convencional de EE.UU., hay muy pocas circunstancias en las que se podría considerar el uso de las armas nucleares en primer lugar.  Y bajo el sistema lanzamiento en caso de alerta, el tiempo para tomar cualquier decisión no es suficiente para que el Presidente y su equipo evalúen la situación adecuadamente. ¿Qué ocurriría si el ataque es una falsa alarma? Durante la Guerra Fría hubo muchas falsas alarmas que podrían haber llevado a una guerra nuclear si el Presidente hubiera tenido que operar bajo las limitaciones de tiempo inherentes en el sistema de lanzamiento en caso de alerta. Por lo demás, la infraestructura anticuada de los sistemas de mando y control nuclear de los Estados Unidos no se ha actualizado adecuadamente. Debido a ello, podría ser más vulnerable a ataques cibernéticos, así como a ataques de otras tecnologías emergentes.

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

No tiene que ser de este modo. Los Estados Unidos podrían declarar una política de no primer uso, lo que estabilizaría cualquier crisis futura. Además, EE.UU. no necesita depender de un sistema de lanzamiento en caso de alerta. Solo los Estados Unidos y Rusia lo usan. Los otros estados nucleares tienen sus propios procesos que les permiten a sus líderes contar con el tiempo suficiente para evaluar la situación completa y adecuadamente antes de responder.

El riesgo de una guerra nuclear intencional es menor que durante los años de la Guerra Fría. Entonces, ¿por qué seguimos utilizando políticas anticuadas que limitan nuestras respuestas y hacen que el entorno político sea más inestable y por tanto más peligroso? Ya ha llegado la hora de ajustar nuestras políticas para que podamos responder mejor a nuestras amenazas actuales. Es peligroso vivir en el pasado cuando el presente trae consigo sus propios desafíos.

Lecturas relacionadas
Las armas nucleares
La Autoridad única del Presidente 
by Jasmine Owens
woman and child walk by missile display
Las armas nucleares
Preguntas y respuestas: no primer uso de armas nucleares 
by Jasmine Owens / Tara Drozdenko
man dances on missile
Las armas nucleares
Lecciones de Dr. Strangelove: Los riesgos de instalar armas nucleares de baja potencia en submarinos 
by Natasha E. Bajema