¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

Las armas nucleares

Las elecciones en Irán podrían complicar el retorno al Acuerdo con Irán

by Terrell J. Starr

Las próximas elecciones presidenciales en Irán que tendrán lugar en junio, pondrán en juego las recientes conversaciones para revivir el Acuerdo con Irán. Los expertos consideran que la elección producirá un ganador poco dispuesto a usar el tono más pragmático del actual gobierno en Teherán.

Los observadores de Irán han expresado un cauteloso optimismo luego de que intermediarios entre Washington y Teherán acordaran la semana pasada en Viena que ambos países deberían encontrar una vía para volver al Plan de Acción Integral Conjunto  (JCPOA, por sus siglas en inglés), conocido como el Acuerdo con Irán.

Pero justo cuando parecía renacer la esperanza, la instalación atómica iraní de Natanz fue saboteada el domingo, causando la destrucción de una gran parte de su existencia de centrífugas. Teherán inmediatamente responsabilizó a Israel por el ataque, y lo llamó un acto de “terrorismo nuclear”. La respuesta fue rápida. El martes, Teherán lanzó un misil a un buque israelí y prometió enriquecer uranio hasta el sesenta por ciento, tres veces más que el nivel actual de 20 por ciento, que ya excede el nivel acordado en JCPOA; se necesita  enriquecimiento al 90 porciento para desarrollar un arma nuclear. El ataque a la instalación de Natanz, por el que se ha responsabilizado a Israel y la respuesta de Teherán probablemente compliquen las negociaciones informales en curso.

La secretaria de prensa de la Casa Blanda, Jen Paski, señaló en una conferencia de prensa el martes que la promesa de Irán de aumentar el enriquecimiento era “provocativa” y que “pone en tela de juicio la seriedad de Irán respecto a las negociaciones”.

men read newspapers at news stand

Un grupo de hombres lee las portadas de los diarios locales en un puesto en el distrito Shemiran en la capital de Irán, Teherán, el 14 de abril 2021. Irán advirtió que empezará a enriquecer uranio al 60 por ciento de pureza, luego de la explosión de la instalación nuclear de Natanz, por la que se responsabilizó a Israel. El anuncio ensombrece las conversaciones en curso en Viena, destinadas a salvar el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y las potencias mundiales que el presidente estadounidense Donald Trump abandonó hace tres años.

ATTA KENARE/AFP via Getty Images

Ninguno de estos acontecimientos ha detenido las conversaciones en Viena entre los Estados Unidos y los intermediarios iraníes esta semana. Negar Mortazavi, un experto en Irán y el presentador del Podcast Irán, elogió a Biden por no dejarse intimidar por los miembros del congreso de línea más dura al reafirmar el acuerdo original.

“Cualquier cambio al acuerdo original será un nuevo acuerdo, desde la perspectiva iraní. Y no se trata solo de Irán. Es Irán y P5+1, acotó Mortazavi, refiriéndose a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, China, Francia, Rusia y el Reino Unido, y los Estados Unidos más Alemania. Cualquier cosa que sea diferente al acuerdo existente se verá como un acuerdo diferente. Pongámonos en el lugar de Irán. Su posición es, ‘Ustedes no pudieron ratificar lo que estaba escrito sobre papel. Ahora, ¿por qué deberíamos aceptar negociar algo nuevo o diferente o más amplio con ustedes?’”

El Departamento de Estado de los Estados Unidos no respondió a una solicitud de comentarios.

A pesar de que Washington está dividido sobre el acuerdo con Irán, otros observadores de la región, además de Mortazavi, creen que un acuerdo no solo es posible, sino que el actual gobierno de Teherán tiene un gran interés en llegar a un acuerdo con sus homólogos en Washington. Los iraníes han sufrido por las sanciones de EE.UU. durante décadas, pero las 1.500 sanciones, más o menos, que se impusieron o se reintrodujeron durante el gobierno de Trump, han sido particularmente perjudiciales. La economía de Irán se contrajo en un cinco por ciento desde 2017, la producción de petróleo ha caído de casi cuatro millones de barriles por día a mucho menos de un millón, la inflación se disparó del 10 por ciento al 40 por ciento en 2019 para estabilizarse en 30 por ciento en 2020, según la cadena CNBC; y el déficit fiscal de Irán se ha incrementado a tal grado que le resultará particularmente difícil al país recuperarse de la pandemia.

man in a medical mask

Abbas Araghchi, el diputado político del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, sale del Grand Hotel Wien tras las conversaciones nucleares a puertas cerradas con la UE, China, Rusia en Viena el 9 de abril, 2021. EE.UU. participa en conversaciones en Viena para tratar de salvar el acuerdo internacional sobre la energía nuclear de Irán. Sin embargo, no se reúnen en la misma mesa que Teherán y son los europeos quienes servirán de intermediarios entre las dos partes, con la esperanza de lograr un resultado concreto luego de dos meses de estancamiento.

JOE KLAMAR/AFP via Getty Images

Ellie Geranmayeh, director del programa para el Medio Oriente y el Norte de África del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores se centra en el compromiso de Europa con Irán. Muchas de las críticas que los diplomáticos europeos comparten con ella, y que también comparten los funcionarios estadounidenses, es que Irán está desestabilizando la región con sus representantes. Esa es una queja que tienen muchos miembros del Congreso y un punto clave que muchos de ellos citaron cuando votaron “no” al acuerdo en 2015. Geranmayeh dijo en el podcast Black Diplomats en febrero que los diplomáticos iraníes argumentan que esa posición no respeta sus propias preocupaciones sobre la cuestión de seguridad. 

“Cuando uno habla con los iraníes, ellos dicen, ‘Bien, pónganse en nuestro lugar. Hace veinte años que tenemos soldados estadounidenses en nuestra frontera con Afganistán, el otro lado de nuestra frontera con Irak. Tenemos un país miembro de la OTAN en Turquía, que tiene una frontera con nosotros. La otra frontera es un Pakistán que tiene armas nucleares y nuestro enemigo geopolítico en la región es Israel, también un país nuclear. Pues entonces, desde nuestro punto de vista, simplemente estamos tratando de mantenernos a la par de todos los que nos rodean. Y, ¿cómo se sentirían los estadounidenses si el ejército iraní estuviera apostado en su frontera con Canadá y México?’”

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

Michelle Dover, directora del programa del Fondo Ploughshares, dijo que las voces en Washington que están tratando de desbaratar el JCPOA no basan sus argumentos en deficiencias técnicas, sino que más bien los centran en ideología. En lo referente al control 24/7, visas múltiples para permitir ingreso a los inspectores y otros puntos, Teherán se estaba acogiendo al tratado y el enriquecimiento no llegó al punto de inspirar el temor de que el país estaría alcanzando 90%, nivel necesario para construir un arma nuclear.

Poder medir el enriquecimiento del uranio que fluye por las tuberías, el muestreo ambiental, revisar los registros de las instalaciones para ver lo que se introdujo en las diferentes máquinas y qué salió, y poder visitar los sitios que no se habían declarado parte del programa nuclear para que los inspectores tuvieran un acceso mucho más libre al programa nuclear de Irán, eran elementos esenciales del acuerdo, señaló Dover.

“El acuerdo con Irán es el acuerdo de no-proliferación más estricto que hemos visto”, señaló Dover. “En términos del tipo de control, era muy, pero muy completo. El otro aspecto que me pareció muy importante es que le brindaba a Irán una vía para reintegrarse a la comunidad internacional. Es decir, no tenías que ser un estado paria para siempre”.

people walk through field of nuclear centrifuges

El presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad visita las instalaciones de enriquecimiento de uranio de Natanz el 8 de abril, 2008.  Ahmadinejad anunció en la red de televisión estatal iraní durante la visita que Irán ha comenzado la instalación de unas 6.000 nuevas centrifugadoras, además de las 3.000 existentes en la instalación.

Oficina de la Presidencia de la República Islámica de Irán, Getty Images.

Las próximas elecciones del mes de mayo le han aumentado la presión aún más a la línea de tiempo del gobierno de Biden. Si bien el líder supremo, Ali Khamenei, es quien toma las decisiones en última instancia, su sistema político no es tan autoritario y unidimensional como muchos presumen.  Geranmayeh escribió un artículo en 2020 que perfila las complejidades de los varios factores en el gobierno de Irán, que tiene tanto moderados como funcionarios de línea dura.

Lo que dificultó muchísimo las negociaciones entre el gobierno del presidente Barack Obama y Teherán fue que su primer mandato y parte de su segundo coincidió con el del ex presidente Mahmoud Ahmadinejad, cuyas bombásticas declaraciones de guerra  y su retórica antisemita reforzó los peores miedos de los funcionarios de línea dura de Washington y del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Como lo explica Mortazavi, Obama quería negociar con Irán, pero Ahmadinejad era tan tóxico y poco razonable que no era posible entablar negociaciones. Agregó que el equipo de Ahmadinejad era tan incapaz e incompetente que las negociaciones no podían avanzar. Al final del gobierno de Ahmadinejad, el Líder Supremo y el equipo de Obama acordaron iniciar conversaciones secretas obviando a Ahmadinejad, y las negociaciones continuaron avanzando durante el gobierno del nuevo presidente Hassan Rouhani en 2013.

woman holds sign

Partidarios del presidente iraní Hassan Rouhani celebran tras su Victoria en las elecciones presidenciales del 20 de mayo, 2017 en Teherán, Irán. Decenas de miles de partidarios del presidente Hassan Rouhani han salido a las calles de Teherán al caer la noche, para celebrar la reelección del presidente en funciones.

Majid Saeedi/Getty Images

Rouhani, a quien se considera un moderado, fue reelecto en 2017 y no puede volver a lanzar su candidatura para un tercer término este verano. Ya ha expresado su preocupación de que los partidarios de la línea dura en Irán están saboteando las probabilidades de que el país regrese al JCPOA, y se ha opuesto a la idea de que su pragmatismo diplomático ha fracasado. Las elecciones parlamentarias del año pasado revelaron un apoyo amplio por los políticos cuyo enfoque más duro refleja el del gobierno de Ahmadinejad.

No está claro quién se espera que gane la presidencia en junio, pero todo indica que será un candidato de línea dura que adoptará un enfoque más duro que Rouhani.

“Si la elección fuera mañana, no creo que los moderados tendrían una gran probabilidad de ganar, y [el ganador], muy probablemente, sea el candidato de línea dura”, señaló Mortazavi. “Pero todavía falta más de un mes para las elecciones y las cosas podrían cambiar en las últimas semanas. Pero, si no vuelven al acuerdo y si no hay esperanzas de que la economía iraní se recupere, es básicamente como ponerle la alfombra roja al bando anti-diplomacia para que gane la elección”.

 

Terrell Jermaine Starr es reportero principal de The Root, donde escribe sobre la política de los Estados Unidos y entrevista a funcionarios electros y a miembros de alto rango del Partido Demócrata. También, es fundador de Black Diplomats, un podcast semanal de asuntos exteriores que narra las historias desde la perspectiva afroamericana. Su nombre en Twitter es @Russian_Starr.

Lecturas Relacionadas
Officials in suits stand in front of their countries' respective flags, in front of a room of reporters.
Las armas nucleares
¿Se puede rescatar el acuerdo con Irán? 
by Jasmine Owens
crews fumigate and disinfect
Las armas nucleares
Pandemias, luchas de poder y proliferación 
by Jasmine Owens
El candidato presidencial Donald Trump saluda a la multitud después de hablar durante un acto de campaña en contra del acuerdo nuclear con Irán afuera del Capitolio en Washington, el miércoles 9 de septiembre de 2015.
Las armas nucleares
El acuerdo Iraní: una conversación entre aliados cercanos 
by Paul Ingram / Tara Drozdenko