¿QUIÉN ES OUTRIDER?

Outrider cree que los desafíos globales que enfrentamos juntos deben resolverse trabajando juntos.

Entre las mayores amenazas para el futuro de la humanidad se encuentran las armas nucleares y el cambio climático global. Outrider hace la audaz afirmación de que ambas amenazas pueden superarse, y no solo por los hacedores políticos, sino también por las personas con las herramientas adecuadas e inspiración.

Las armas nucleares

¿Qué tiene que ver el feminismo con la política nuclear?

by Marissa Conway

Un análisis feminista plantea la siguiente pregunta: "¿Quién resulta afectado y quién toma las decisiones que afectan la salud y la paz duraderas de una sociedad?"

Feminismo

El feminismo representa una amplia gama de ideas, valores y movimientos dirigidos hacia un objetivo común: la igualdad para todos. Históricamente, el feminismo ha promovido la igualdad de género, pero se ha convertido en mucho más durante las últimas décadas.

Una nueva corriente de pensamiento llamada feminismo interseccional, que surgió en los años ochenta, llama la atención sobre la compleja relación entre múltiples identidades. Aborda el género, pero también considera la raza, así como la clase, la capacidad y más.

group of friends at gay pride parade

Un grupo de amigos en el desfile del Orgullo Gay.

FG Trade

El feminismo interseccional resalta cómo las identidades interactúan de manera que pueden facilitar o dificultar el acceso al poder. El feminismo, en su última versión, se preocupa en gran medida por las cuestiones relativas al poder: ¿quién lo tiene? ¿quién no? y ¿por qué? Adoptar un enfoque orientado al poder cuando se realizan debates feministas sobre cualquier tema, presenta una oportunidad única para investigar y analizar la desigualdad y la corrupción que generalmente se considera la "norma". Particularmente cuando se trata de políticas, un análisis feminista plantea preguntas importantes sobre quién siente el impacto de las políticas, quién toma esas decisiones y si éstas facilitan o dificultan la salud y la paz duradera de una sociedad.

Política nuclear

Solo un puñado de naciones posee actualmente armas nucleares. El Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares confiere a China, Rusia, Francia, el Reino Unido y los Estados Unidos el derecho a poseer estas armas. Los otros cuatro países que poseen armas nucleares son Corea del Norte, India, Pakistán e Israel

En otras palabras, la política nuclear actual se basa en un sistema de valores sostenido por desequilibrios de poder. Mantiene a una élite ejerciendo el control y el resto a su merced.

Las dinámicas de poder y las jerarquías que mantienen este sistema global de los que tienen y los que no, son complicadas. Se encuentran arraigadas en la masculinidad tóxica, el racismo y el imperialismo, todos los cuales mantienen el sistema patriarcal más amplio en el que existe nuestro mundo. En otras palabras, la política nuclear actual se basa en un sistema de valores sostenido por desequilibrios de poder. Mantiene a una élite ejerciendo el control y el resto a su merced. Y así, un análisis feminista es de utilidad. Enmarquemos un cuestionamiento feminista de la política nuclear y veamos un ejemplo específico: pruebas nucleares en el atolón de Bikini en las Islas Marshall.

nuclear explosion at sea

Operación Crossroads Baker

Wikimedia Commons

¿Quién siente el impacto de la política nuclear?

Cuando se trata de la política nuclear de los Estados Unidos, aquellos que sienten su impacto son a menudo poblaciones marginadas, incluidas las personas indígenas y colonizadas. En el caso de Atolón Bikini, ambos grupos se ven afectados. Después de décadas de colonización por parte de los españoles, alemanes, ingleses y, finalmente, los japoneses, los Estados Unidos tomaron las Islas Marshall por la fuerza en 1944. Las Islas Marshall se convirtieron oficialmente en territorio estadounidense, en 1947, por decreto de las Naciones Unidas. Sin embargo, los Estados Unidos comenzaron a probar su arsenal nuclear en 1946 antes de este decreto oficial y continuaron con las pruebas hasta 1958.

Los marshaleses inicialmente acordaron reubicarse temporalmente durante estas pruebas. Sin embargo, las islas a las que los Estados Unidos los trasladaron no tenían los recursos para satisfacer sus necesidades. Los dejaron en un estado de inseguridad y dependían del dinero de la ayuda estadounidense para sobrevivir.

A group of women carry boxes and bags across a beach.

Los residentes del Atolón Bikini, en las Islas Marshall, llevan sus pertenencias al otro lado de la playa. Fueron evacuados por orden del gobierno de los Estados Unidos antes de una prueba nuclear.

Durante los siguientes doce años, las pruebas nucleares diezmaron el Atolón Bikini. La radiación contaminó el agua y el suelo, e hizo imposibles la pesca y la agricultura, el medio clave para producir alimentos en la isla. Aunque los habitantes de la isla ya han regresado a vivir allí, un estudio realizado en 2016 reveló que los niveles de radiación son más altos de lo que se considera seguro. Muchos de los que fueron reubicados inicialmente nunca regresaron por temor a las consecuencias de estos altos niveles de radiación.

See our new projects first
We publish 1-2 stories each month. Subscribe for updates about new articles, videos, and interactive features.
 

¿Quién puede tomar decisiones sobre política nuclear?

Históricamente, los hombres blancos mayores de clase media alta han tomado decisiones sobre la política nuclear de los Estados Unidos. Existe poco o ningún aporte de personas que fueron y se ven afectadas por las pruebas nucleares. Tal es el caso de las que se hicieron en el Atolón Bikini. A pesar de que la devastación causada por las pruebas fue mayor de lo esperado, los Estados Unidos continuaron probando su armamento en las Islas Marshall por 12 años.

Aunque los marshaleses y el ambiente circundante estaban experimentando una intensa exposición a la radiación, su bienestar no era motivo suficiente para dejar de realizar los ensayos. Eventualmente, los Estados Unidos desarrollaron un programa médico en respuesta a las enfermedades por radiación, en 1977. Sin embargo, los Estados Unidos también usaron el programa en secreto para documentar los efectos de la radiación sin el conocimiento y el consentimiento de los marshaleses. En resumen, el pueblo marshalés fue excluido de cualquier decisión política significativa, a pesar de sufrir las consecuencias de esas políticas.

A doctor listens to the heartbeat of an infant, in the presence of a concerned mother.

Equipos médicos estadounidenses realizaron exámenes anuales a la gente de las Islas Marshall, quienes estuvieron expuestos a la lluvia radiactiva de la prueba nuclear “Castle Bravo”.

Getty Images

La política nuclear, ¿promueve u obstaculiza la salud y la paz duradera de una sociedad?

Para los originarios del Atolón Bikini y sus alrededores, la política nuclear de los Estados Unidos ha tenido un impacto significativo en su salud y su calidad de vida. La política nuclear de los Estados Unidos dejó a los residentes sin hogar, los expuso a la radiación, y trajo gran violencia a sus tierras.

Después de que los Estados Unidos reubicara a los marshaleses, realizó la prueba de Castle Bravo, el 1 de marzo de 1954. La explosión fue dos veces y media más grande de lo esperado y terminó siendo la detonación nuclear más grande producida por los Estados Unidos. Castle Bravo fue responsable de los niveles imprevistos de radiación que se extendieron más allá de las áreas que los Estados Unidos habían evacuado inicialmente. Cuando el ejército de los Estados Unidos llegó para desalojar a las personas de las zonas expuestas, hizo que las mujeres se desnudaran para ser examinadas frente al ejército, el personal médico y los parientes masculinos de las mujeres.

"Ungido" por Kathy Jetnil-Kijiner

Un poema de palabra hablada sobre las Islas Marshall y los ensayos nucleares.

Tanto en el cuerpo como en la tierra, esta política nuclear de los Estados Unidos endureció

 una dinámica de poder muy desigual en la que el colonizador tenía más poder, derechos y acceso que los nativos. El Atolón Bikini experimentó más violencia que paz de la mano de la política nuclear estadounidense.

Conclusión

Las Islas Marshall son solo un ejemplo entre muchos que demuestran cómo funciona la política nuclear para mantener los desequilibrios de poder que tienen sus raíces en una jerarquía patriarcal, imperial y colonial. Una sociedad feminista nivelaría estos desequilibrios. Más específicamente, incluiría a las personas afectadas por la política nuclear en el proceso de formulación de políticas.

Marissa Conway es cofundadora del Centro para una Política Exterior Feminista. Síguela en Twitter @marissakconway.

Este artículo fue desarrollado en colaboración con del Centro para una Política Exterior Feminista.

Lecturas Relacionadas
Yvonne Margarulla, una aborigen australiana, cerca del arroyo “Magela Creek”. Millones de litros de agua radiactiva han fluido a través del arroyo, desde la mina “Ranger Mine”, hasta el Parque Nacional Kakadu, el cual contiene humedales registrados en la lista de patrimonio mundial.
Las armas nucleares
El costo humano 
Group photo in front of protest signs
Las armas nucleares
La extracción de uranio y la historia de mi familia 
by Tommy Rock, Ph.D.
Boy stands on a hillside
Las armas nucleares
La RDC y las armas nucleares Estadounidenses 
by Jasmine Owens / Tara Drozdenko